Comparte en tus Redes Sociales!!


[Photograph: Karla Vasquez]

El mango verde, o mango tierno como se lo conoce en todo El Salvador y América Central, es un mango verde que se corta de sus ramas antes de que tenga la oportunidad de madurar. En contraste con su contraparte naranja más madura, este mango de color verde pálido es crujiente, en algún lugar entre una zanahoria y un pepino en firmeza, y tiene un sabor ácido y ácido.

Los salvadoreños y centroamericanos conocen la sensación de hormigueo que provoca el mango verde. Al verlo, nos ponemos a salivar involuntariamente. Por sí solo, el sabor del mango verde es quizás demasiado intenso, por lo que los salvadoreños buscan dos ingredientes clave para ayudar a equilibrarlo. El primero es, contraintuitivamente, jugo de lima fresco, que de alguna manera logra sofocar algo de esa agria intensidad. Además de eso, hay una pizca generosa de alguashte tostado y nuez, un condimento molido hecho de semillas de calabaza tostadas y sal.

El plato resultante se come prácticamente en todas partes: como comida de la calle, un aperitivo del festival, un aperitivo después de la escuela o en un bar junto a una cerveza fría.

El mango verde a veces puede ser difícil de encontrar, pero no dejes que eso te desanime de probar alguashte: también es popular en otras frutas recién cortadas, como mangos maduros, jícama, naranjas y otras frutas y semillas tropicales, así como revuelto en platos salados.

Comparte en tus Redes Sociales!!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This