Este plato es una especialidad cultura de la ciudad de Puebla (México), originalmente la salsa se hacía sobre piezas de guajolote (el nombre que se le da al pavo doméstico en México) pero actualmente se puede usar pollo u otras carnes sin perder la representatividad que tiene este plato. Aquí nos mantendremos junto a lo tradicional y te presentamos la receta para hacer tu mole poblano en casa:

Ingredientes para el Mole Poblado

Manteca de cerdo para freír

1 kilo de chile mulato (Despepitado y desvenado)

125 gramos de chile pasilla (Despepitado y desvenado)

10 chiles anchos (Despepitado y desvenado)

5 chiles chipotle (Despepitado y desvenado)

3 chiles mecos (Despepitado y desvenado)

1/2 kilo de almendras

1/2 kilo de pasas

1 cucharada de semillas de anís

1 cucharada de cilantro seco

1/2 cucharada de pimienta entera

3 clavos de olor

1 raja de canela

3 rebanadas de pan bolillo, telera o baguette

1 tortilla

5 tabletas de chocolate de mesa

1/2 taza de azúcar

1 cabeza de ajo

3 jitomates (En trozos y sin semillas)

Sal (al gusto)

Preparación

Comenzamos al poner a calentar la manteca en una sartén o en una cacerola grande a fuego mediado-alto. Una vez caliente se empieza a introducir los vegetales, primero los chiles, estos se debe dejar freír por unos minutos para evitar que el mole sea muy picoso pero con el cuidado de evitar que se quemen. Una vez listos, retíralos del fuego y colócalos en un tazón grande aparte.

Seguimos con las almendras, fríelas en el sartén hasta que doren uniformemente para luego pasarlas al tazón con los chiles. Continúa este procedimiento con las pasas, el anís, el cilantro, la pimienta, los clavos de olor y la raja de canela. Recuerda evitar a toda costa que algún ingrediente se queme.

En el mismo sartén se fríe las rebanadas de pan, después la tortilla y finalmente el chocolate de mesa. Con forme los vayas sacando del sartén, pásalos al tazón de los chiles con los demás vegetales. En un sartén aparte fríe los trozos de jitomates y asa los dientes de ajo a fuego mediado por 5 minutos o hasta que notes como adquiere un color café, se agrega al tazón con el resto de ingredientes.

En un tercer sartén, vas a tostar el azúcar a un fuego mediano-bajo. Evita que se disuelva, una vez listo se incluye en el tazón. Ahora, todos los ingredientes se muelen en un procesador de alimentos poco a poco hasta obtener una pasta o mezcla homogénea. Con esto tienes tu mole finalizada, listo para comer junto a un rico pollo o puedes guardarlo en un frasco de vidrio para otras ocasiones.

Una vez listo, ya puedes disfrutar de tu Mole Poblado.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This