Las croquetas son el platico ideal de entrada para el almuerzo o solo como una rica merienda. Realizarlas es más sencillo y rápido de lo que se cree, además puedes hacerla con los ingredientes que prefieras, ya sean dulces o salados, aquí te enseñaremos la receta clásica para preparar masa croquetas:

Ingredientes la para masa para croquetas

1 nuez de mantequilla

1 poquito de cebolla muy picada

2 tazas de harina

1 litro de leche

Una pizca de sal

Una pizca de nuez moscada

Aceite de oliva

Pimienta blanca molida.

Preparación

Lo primero es poner a calentar una sartén a temperatura media para incluir la mantequilla y se revuelve hasta que sea completamente líquida para luego añadir un chorro de aceite de oliva. Una vez realizado esto, se junta la cebolla bien picada (Esto es mejorar el sabor final de la croquetas, es decir, que no predomine el sabor de la harina).

Cuando tome un color dorado se baja el fuego y mientras revuelves echas la harina poco a poco por al menos 5 a 10 minutos. Ahora se incorpora la leche (Es mejor si está caliente) y remueves constantemente con energía, la mezcla tomara una forma compacta por lo cual es importante remover con fuerza por varios minutos hasta que veas como toma forma de una crema densa per con textura.

Se sazona con la pizca de sal, de nuez moscada y de pimienta blanca molida y se remueve para juntar bien los sabores. En la mezcla se añade el ingrediente final elegido a su gusto, puede ser huevo cocido picado, carne, atún, pollo, jamón, etc. Una vez esté todo bien cocinado se pasa a una olla y se deja reposar, cuando esté a temperatura ambiente se introduce al frigorífico por máximo tres horas.

La mezcla se saca del frigorífico, junto a dos cucharas grandes forma unas bolas un poco alargadas y se pasan por huevo batido más pan rallado, repetir este paso hasta usarlo todo. Seguidamente se ponen a freír en una cacerola con abundante aceite de oliva a fuego alto por aproximadamente 10 minutos.

Consejos para la masa para croquetas

  • En caso de que notes grumos en la mezcla, puedes usar una batidora eléctrica.
  • Recuerda sofreír bien la harina para evitar que tenga un sabor crudo.
  • No calientes tanto el aceite de oliva, ya que si humea significa que lo estás degradando y estropeando sus bondades nutricionales.
  • Bate con ganas y con paciente mientras haces la mezcla, lo más importante es que quede espesa. Si queda muy liquida al momento de freírse se puede desbordar o explotar.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This